Con propósito.

NOTA DEL ADMINISTRADOR-EDITOR DEL BLOG

Imagen de la cabecera: Fragmento del cuadro de Mariano Carabias: "Mi madre" (retrato de nuestra madre. AQUÍ podéis verlo en su blog)

Este blog nace enlazado al resto de mis blogs, pero quiere ser el espacio donde se ordene todo lo referente a este poemario. Iré subiendo, a medida que se produzcan y conozca, las reseñas o noticias que se generen a su alrededor. Por tanto, como es obvio, su recorrido es corto; pero no me importa.
Si alguien lee el poemario y me remite su comentario de lectura del mismo, lo subiré al blog tal cual, como una entrada más. Y esto con independencia de que tenga o no su propio blog. De algún modo pretendo que sea la página del lector.
Ya sé que es una pretensión muy elevada por mi parte, pero por soñar que no quede.
Gracias de antemano.

lunes, 25 de febrero de 2013

Francisco Cobacho en Facebook


Francisco Cobacho, poeta con quien he compartido buenos ratos en FB y que también participa en las antologías Arando Versos y Cosecha de invierno ha publicado en FB el siguiente comentario, que ahora permite que suba a este blog.
Muchas gracias por tus palabras, Francisco, son un placer y un honor.

QUIZÁ UN MARTES DE OTOÑO

Hundí mis ganas de leer en sus versos y no cejé hasta beberlos, verso a verso, como el agua que, siendo pura y sin ningunas sales que le sobren, puede afectarnos por no estar acostumbrados a ingerir líquidos de tan alta bondad.
La poesía de Amando, es descarnada, absoluta, tremenda, desgarrada; incluso hiriente, si no nos remansamos en cada una de sus estrofas y medimos bien la intensidad de emociones que su lectura nos puede encender.
El poeta Amando, en muchos momentos y en partes importantes de su poemario, utiliza palabras colmadas de desasosiego: ataúd, pesadillas, ausencias, gritos, muerte. Y cuando nombra el mar, no lo hace como elemento liberador, sino cual líquido oscuro que nos puede arrastrar y absorber.
Su poesía me obliga, en cada palabra, en cada verso.., a reflexionar sobre lo que somos, de dónde venimos y hacia qué lugar nos dirigimos. El poeta, en multitud de ocasiones, se convierte a lo largo y ancho de sus exclamaciones, en un filósofo, preocupado por el destino en la tierra de sus congéneres, los hombres.
Los poemas contenidos en "Quizá un martes de otoño", son tremendos; en algunas ocasiones, se trata de versos torturados, desgarrados y al tiempo los son también de denuncia, de repulsa hacia lo indigno. La inquietud de sus versos es un baladro de dolor.
En los versos de Amando, también hay amor, un amor muchas de las veces, oculto entre las brumas; otras veces, es un amor doloroso. Y sobre todo, la poesía de Amando, está impregnada de una cierta esperanza que aparece después de leerle y relajarse con el regusto de haber tenido la gran suerte de encontrarse con este magnífico libro: "Quizá un martes de otoño".
Enhorabuena. Un abrazo.
F. Cobacho/ 21-02-2013

2 comentarios:

Ana J. dijo...

Espléndida reseña para un poemario singular, que te golpea y se hunde en la carne, en el alma.

RECOMENZAR dijo...

Tantos sentimientos anudan en tu pecho
Me ha gustado mucho tu blog